La empatía

Muy buenas, gente exitosa, hoy te hablaré sobre qué es la empatía y en qué se diferencia de la simpatía.

Son dos conceptos que se suele confundir muy a menudo y, la verdad, es que existe una diferencia abismal entre ellos y muchos puntos de vista distintos.

Pero antes de explicarte estás diferencias, déjame comentarte el origen de estos conceptos.

¿Qué es la empatía?

La empatía se trata de esa capacidad de identificarse con alguien y conectarte emocionalmente con los demás.

A través de la empatía podrás compartir, percibir, reconocer y comprender aspectos tan importantes como las emociones o la felicidad en las demás personas.

Es una característica que está muy valorada y está considerada como un valor vinculado con la capacidad de ponerte en el lugar del otro para conectar con sus necesidades y poderlo comprender.

Forma parte de lo que conocemos como inteligencia emocional y está vinculada con otros valores como el altruismo o la compasión.

La empatía es totalmente opuesta a la antipatía y el egoísmo.

Este valor es una reacción inconsciente e inmediata, que no pasa por el intelecto ni por la razón.

Dejándote llevar por ella, podrás participar de forma afectiva en la situación de las demás personas.

Por ello, cuando se habla de la empatía, se valora como una cualidad innata que posee el ser humano.

No obstante, esta cualidad la puedes tener más o menos desarrollada, aunque, también, puedes trabajar para convertirla en un hábito y ponerla en función de los vínculos sociales.

Trabajar en la empatía significa desarrollar valores y habilidades como la escucha atenta, la solidaridad, la comprensión o la tolerancia.

Además, podrás generar lazos y relaciones saludables y respetuosa que ayudan a la armonía social

También te puede interesar: Crecimiento Personal

¿Sabías que existen 3 tipos de empatía?

  1. Empatía emocional o afectiva.Se basa en la capacidad que tienes para contagiarte de las emociones de los demás y poder comprenderlas hasta llegar a sentirlas tuyas.
  2. Empatía compasiva.Es tu capacidad de mostrar empatía con los demás y tener predisposición para ayudar, este tipo de empatía es la que te hace pasar a la acción.
  3. Empatía cognitiva.Es tu capacidad intelectual para poder entender la postura de otra, en otras palabras, ponerte en el lugar de la otra persona, pero, sin vincular el aspecto emocional.

También te puede interesar: Creencias

¿Cómo practicar la empatía?

Como-practicar-la-empatia

Para ser una persona empática lo primero que debes hacer es cultivar tu capacidad de renunciar.

Y, aunque es una cualidad innata que puede estar más desarrollada en algunas personas que en otras, también la puedes practicar para mejorarla.

¿Quieres saber cómo practicar la empatía? Pues, allá vamos:

Desarrolla la escucha activa

Esta técnica consiste en saber escuchar y entender aquello que la otra persona te está diciendo y, a la vez, tienes que saber transmitirle lo que has entendido.

Uno de los problemas más importantes que tenemos al conversar, es que, vamos creando respuestas en la cabeza antes de tiempo.

Como consecuencia, no dejamos que el otro termine de hablar porque ya sabemos lo que quiere decir y, encima, tenemos nuestra propia opinión.

La empatía es una cualidad que necesita de mucha paciencia.

Tienes que darte tiempo para escuchar a la otra persona prestándole mucha atención para después, pensar bien lo que vas a decir antes de hacerlo.

Para que la otra persona se sienta escuchada no debes meterle prisa, respetar sus tiempos y no interrumpirla.

Es muy común darle más importancia al significado de las palabras que al resto de la información eres capaz de percibir.

Es fundamental que sepas captar información a través de la postura, el tono, los silencios, la expresión o la mirada.

Esto te ayudará a darle una oportunidad a la intuición y callar por un momento a tu razón.

También te puede interesar: Libertad Financiera

Vive sin prejuicios

Tienes que ser una persona respetuosa, tolerante y que no juzgues a los demás para tener el valor de la empatía.

Por ello, aunque no estés de acuerdo con muchas de las decisiones de otras personas, debes tratar de entenderlas aunque tú hubieses actuado de otra forma.

Si la persona no está que la estás entendiendo, no sentirás sola en su problema y te brindará su confianza para “abrirse” más contigo.

En cambio, si cree que le vas a regañar, no te mostrara su confianza y sé “cerrará”

Es mucho más sencillo que te pongas en el lugar del otro cuando no has juzgado ni evaluado a la persona anteriormente.

Trata de ponerte en su situación y escucharle antes de juzgarle dejándote llevar por los prejuicios.

También te puede interesar: Principio de coherencia

Mantén pautas saludables

Hay pautas muy recomendables para practicar la empatía, como por ejemplo concentrarte en lo que la otra persona no expresa con palabras.

De este modo podrás contestar de una forma adecuada y en un tono afectivo similar de la otra persona.

Para ponerte en el lugar del otro debes saber que los mismos hechos no afectan igual a todas las personas.

Es decir, algo que puede pasar inadvertido para ti, puede ser un derrumbe emocional para otro.

También te puede interesar: Principio de la moralidad natural

Entiéndete a ti mismo

Para que puedas llegar a ser una persona empática y poder entender a los demás, primero tienes que serlo contigo mismo.

Lo ideal es que intentes conocerte, entenderte y ser empático con tus propias acciones y sentimientos antes de poder entender a los demás.

También te puede interesar: Principio del Boomerang

Entrena el optimismo y la gratitud

Las personas empáticas se suelen caracterizar por ser muy optimistas, positivas y generar buen clima y ambiente a su alrededor.

Por ello, te recomiendo alejarte de la negatividad y el pesimismo si competitivo es mejorar el valor de la empatía.

De la misma manera ocurre con la capacidad de agradecer, ya que el agradecimiento es una muestra de que valoras lo que tienes y das las gracias por ello, desarrollando así la empatía.

También te puede interesar: Principio del reconocimiento individual y la diferencia

No eres el ombligo del mundo

Debes recordar que no eres el ombligo del mundo y que todos somos iguales sin que haya nadie más importante que otros.

Abandonando el egocentrismo podrás ser más tolerante y comprensivo para poder llegar a ser una persona empática.

También te puede interesar: Principio de Prevención de Dependencias

¿Cómo funciona la empatía?

Como-funciona-la-empatia

La empatía funciona como un pegamento que te permite mantenerte más cerca de tus seres queridos, además de hacerte ser más sensible en tu entorno.

Es el motivo que te ayuda a tener interacciones más importantes y profundas.

Por ello, es fundamental que la utilices con todos en vez de practicarla nada más que con tus seres queridos.

Una opción muy buena es que participes en distintos grupos sociales que te faciliten acercarte a nuevas personas para poder seguir desarrollando tus habilidades sociales.

De esta manera podrás ir agregando más herramientas hasta conseguir ser esa persona empática que deseas.

También te puede interesar: Principio de limpieza relacional

¿De dónde viene la empatía?

La empatía se construye sobre la conciencia de tus propios sentimientos.

Es decir, cuanto más abierto estés a tus propias emociones, más lo estarás para conectar con alguien y compartir sus sentimientos.

Ten en cuenta que la compenetración y el comienzo del interés por alguien, surge de tu sintonía emocional y de tu propia capacidad para sentir empatía.

El interés o capacidad sobre lo que sienten los demás, entra en juego una infinita gama de situaciones de la vida cotidiana, por ejemplo:

  • La administración y las ventas.
  • La paternidad.
  • La actividad política.
  • La compasión.

Las raíces de la empatía se pueden rastrear desde la infancia, debido a que casi desde que los niños nacen, sienten perturbación al oír llorar a otro bebé.

Esta respuesta instintiva es considerada por algunos investigadores la precursora de la empatía.

Todos tenemos el valor de la empatía en nuestro interior, no obstante, dependiendo de como se cultive, se manifestará de una manera u otra.

Lo ideal para encontrar su perfecto equilibrio emocional es:

  • Promover las relaciones de armonía e igualdad en nuestras interacciones sociales.
  • Aprender a sentir compasión por los demás.

También te puede interesar: Principio de la autonomía Personal

¿Qué tipo de valor es la empatía?

Que-tipo-de-valor-es-la-empatia

El uso del vocablo empatía en las diferentes doctrinas psicológicas o filosóficas data del siglo XX.

Su nacimiento fue consecuencia de una mayor comprensión científica en el ámbito de las dimensiones mentales del ser humano.

Sin embargo, está muy vinculada con las ramas más tradicionales de la generosidad y la compasión, con un bagaje cultural y religioso muy antiguo.

La empatía se considera un valor debido a que es percibida como una característica positiva o cualidad que te permite comprender las actitudes, reacciones o sentimientos de los demás.

Además, está relacionada con el respeto, la solidaridad, la bondad, la unión entre sujetos y la tolerancia.

Es una cualidad que te permite vincularte con los demás de una forma comprensiva, amable y respetando sus derechos.

Si se inculca desde la infancia, facilitará la identificación con el resto de las personas y, a su vez, puede ser un rasgo de la personalidad que puede trabajarse.

La empatía es una cualidad fundamental dentro de las relaciones sociales, ya que te permite consolidar sociedades y entornos armoniosos.

La falta de empatía tiene como consecuencia la intolerancia, el individualismo, la desigualdad o la falta de comprensión.

Esta cualidad se hace más fácil en el momento en el que conoces a las personas y, tu relación con ellas es más frecuente.

Cuando se da esta situación, es más fácil conocer los motivos de alegría, enfado o desánimo en tus allegados y te permite saber como actuar.

Esto se puede ver fácilmente entre padres e hijos, en las relaciones de pareja o con los amigos más íntimos.

Es con ellos con quiénes parece haber una conexión especial dónde “se puede adivinar” que está ocurriendo antes de haber escuchado una sola palabra.

En estos casos siempre se tiene un consejo adecuado o una respuesta sabia para la ocasión.

También te puede interesar: No hacer nada tiene consec