Principio de moralidad natural

Muy buenas, gente exitosa, hoy quiero hablaros del principio de moralidad natural, una ley que viene a decir que no le hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

Es una ley natural porque todos estamos sujetos a ella, ya que lo único que contiene son los deberes que son derivados de la propia naturaleza humana.

La esencia del principio de moralidad natural puede ser captada por la luz de la razón sin que necesites ayuda sobrenatural.

Este principio es la disposición que tienes de forma natural por saber que necesitas para tu autorrealización.

La ley moral, así como el principio de moralidad natural, son inmutables, ya que sus mensajes vienen dados por tu propia naturaleza humana.

Jamás podrán cambiar, pues forman parte de tu esencia.

¿Qué relación tiene el principio de moralidad natural con la ley del boomerang?

el-principio-de-moralidad-natural-con-la-ley-del-boomerang-que-relacion-tiene

 

La ley de moralidad natural va ligada de forma muy estrecha al principio del boomerang, ambos sirven para protegerte a ti y proteger a los demás.

La frase es bien clara; lo que no quieres que te hagan a ti, pues… no lo hagas.

El principio de moralidad natural es una invitación para amar y aportar tu energía a los demás, ayudando de manera desinteresada.

Actuar así tiene un gran efecto boomerang, ya que la energía que has entregado, la recibirás de vuelta, incluso de las personas más inesperadas.

¿Ves ahora la relación entre ellos?

Ten en cuenta que con las energías negativas ocurre lo mismo, es decir, cuando siembras violencia o contaminas tu medio emocional, también padecerás las consecuencias.

En eso se basa el principio de boomerang.

Recuerda la frase de nuestros abuelos: “Quien siembra vientos, recoge tempestades

También te puede interesar: Inteligencia Emocional

El principio de moralidad natural en el ámbito de la pareja.

El-principio-de-moralidad-natural-en-el-ambito-de-la-pareja

El principio de la moralidad natural dice que cuando tienes pareja debes tratarla igual que te gustaría que te tratasen a ti.

No debes gritarle, invadirle, maltratarle, juzgarle, menospreciarle, ignorarle, hablarle mal delante de los demás, insultarle, utilizarle, serle desleal

Llevar a cabo todas estas acciones te pueden generar emociones complicadas de gestionar que pueden llevar a la convivencia a una situación de caos y, que esta se vuelva imposible.

Se trata de una antigua ley universal que deberías aplicar siempre por prudencia, ya que tenerlo presente te puede facilitar a:

  • Tener un entorno de sosiego.
  • Mejorar la convivencia.
  • Vivir en equilibrio.

Tener pareja es sumar, no es restar, no es vivir a disgusto.

También te puede interesar: Creencias

¿De qué va la 5ª Ley para una gestión emocional ecológica?

La ley de la moralidad natural está muy unida a la ley de la gestión emocional ecológica, ya que aquí también se habla sobre la integridad y la coherencia.

Si no eres una persona íntegra y capaz de controlar tu gestión emocional con tus hijos, ellos imitarán tu ejemplo.

Y, hablando de ejemplo, quiero mostrarte un ejemplo sobre los principios para una gestión emocional ecológica.

También te puede interesar: Libertad Financiera

Ejemplo aplicado a los hijos sobre el principio de moralidad natural

Ejemplo-aplicado-a-los-hijos-sobre-el-principio-de-moralidad-natural

En un domingo cualquiera, un padre llevó a sus dos hijos, que tenían 11 y 9 años, a un parque de atracciones.

En la taquilla se encontró con un cartel que decía:

  • Entrada general 4 €.
  • Entrada para menores de 10 años, 2 €.

El padre le dio 10 € al empleado y le dijo:

Por favor deme dos entradas de adultos y una de niño.

A lo que el empleado le respondió que por qué no pedía una de adulto y dos infantiles, ya que estas eran más baratas y, eran dos niños.

El padre le respondió que el mayor tenía 11 años, pero el empleado insistía en que podría ahorrarse 2 € debido a que nadie se iba a dar cuenta de que el niño tuviera 11 años.

El padre, de forma íntegra y coherente, miró a su hijo, miró de forma fija de empleado y le dijo:

Él si se va a dar cuenta.

También te puede interesar: Crecimiento Personal

¿Qué responsabilidad tenemos los padres?

En el ejemplo anterior, sobre la gestión emocional ecológica, si el padre hace caso del consejo del empleado, estaría fomentando que el niño se acostumbrase a mentir.

Como padre o madre, tienes la responsabilidad de enseñarle que todo tiene un precio, y que no todo vale.

Debes tener en cuenta, que al final, todo tiene repercusión en la edad adulta.

Ejemplo de la moralidad sobre la manipulación en los niños.

Me gustaría mostrarte otro ejemplo sobre las consecuencias que pueden acarrear las mentiras sobre la manipulación en los niños.

Este ejemplo de mentiras arriesgadas trata de una niña que mientras observaba a su madre lavar los platos en la cocina, noto que esta tenía varias canas.

La niña miró a su madre y le preguntó que porque tenía algunos cabellos blancos.

Su madre, sin hacer un buen uso de la gestión afectiva y efectiva, le contestó que tenía cabellos blancos porque cada vez que la niña hacía algo mal, se ponía triste y le salía una cana.

La niña se quedó pensativa y le preguntó a su madre por qué su abuelita (la mamá de su mamá) tenía todo el cabello blanco.

La contestación de la madre faltando a la verdad ha dejado perder una ocasión muy buena para poder relacionarse de forma honesta con su hija, fomentando la complicidad.

Encima, le rebota en su contra la mentira que le ha lanzado a su propia hija, la cual solo quería saciar su curiosidad por aprender y saber.

En este ejemplo, la mala gestión afectiva ha dado lugar a que tenga que cambiar las técnicas de gestión efectiva, ya que “la jugada no salió” bien.

Cuando se tiene hijos es muy importante darles responsabilidades para que sepan lo que cuesta algo en realidad.

Una buena forma de fomentar la responsabilidad en ellos, es regalarles una planta o una mascota.

Al tener que alimentarlas, pasearlas, bañarlas… Creará la responsabilidad aparte de fomentar el amor.

También te puede interesar: ¿Cómo convertir problemas en retos?

¿Qué es la autoética?

Que-es-la-autoetica

Diversos autores cómo Edgar Morin nos hablan de la autoética como un valor que consiste en evitar la bajeza de ceder a las pulsaciones malvadas y vengativas.

¿Te sentirías a gusto recibiendo menosprecios, agresiones o insultos? Y, ¿siendo ignorado, descuidado o abandonado?

Si tu respuesta es no, ¿por qué deberías actuar así con tu familia o amigos?

La autoética se trata de una ley moral natural que se basa en los valores morales universales que puedes encontrar en todas las culturas de cualquier época.

Estamos hablando de un principio moral natural imprescindible que es el qué todas las religiones, culturas y civilizaciones reivindican.

Esta reivindicación es para conseguir mantener el respeto, la dignidad personal y convivir en paz.

Solo aplicando esta ley podremos crecer juntos y sobrevivir como especie.

También te puede interesar: ¿Cómo dejar de procrastinar en sencillos pasos?

Decálogo de la autoética

Para poder llevar una vida plenamente feliz, coherente, digna de servir como modelo para tus hijos y poder convivir en paz con tu familia, quiero proponerte este decálogo.

Este decálogo de la autoética es una rama de la ecología emocional y lo podrás aplicar en tus relaciones, de forma general, y con tu familia, en particular.

¿Quieres conocerlo? Vamos allá.

También te puede interesar: ¿Cómo pagar deudas rápidamente?

No matarás. No atentarás contra la vida ni las posibilidades de ser de las personas con las que convives. No mutilarás sus ilusiones, sus sueños, sus ganas de aprender ni su creatividad.

No-mataras

Como puedes ver, es muy claro, ya que en la frase no matarás, se sobreentiende que no es que vayas a matar en ese sentido, no hay que matar absolutamente a nadie.

No se refiere a matar a nadie de manera física, signo de matar sus ilusiones y ganas de ser, no eres nadie para quitarle las ilusiones a nadie, porque soñar es gratis.

Si esa persona quiere soñar, deja de que sueñe y que luche por sus sueños.

Es más, no eres nadie para vivir por n